Por Darío Elvis Camacho Noriega – Médico

Chicamocha News - Opinión

Es claro, para expertos en el tema, que la pandemia del COVID-19 va para largo. Lo hecho hasta ahora con el confinamiento o cuarentena de todos sólo ha servido para mitigar el ritmo de contagio y que haya un alistamiento de los prestadores de servicios de salud para atender en condiciones mínimas a quienes desarrollen la enfermedad y requieran asistencia respiratoria en UCI y para que no tengamos un desbordamiento de pacientes críticos como en Ecuador, con muertes en casas y calles.

Por ahora, la cuarentena para los juiciosos ha servido para entender que es mejor estar encerrados que enterrados, pero llegará el tiempo en que el confinamiento será menor y para evitar una hecatombe, como la de otros países ricos y pobres, nos quedan tres responsabilidades individuales para quienes puedan salir de sus casas: lavado de manos bien hecho y frecuente, uso técnico del tapabocas y distanciamiento social de al menos dos metros.

No hacer caso a estos tres mínimos implica que podamos adquirir el virus de algún portador asintomático, conocido o desconocido, pero de quien no sabemos qué nexos epidemiológicos tenga, donde ha estado, si ha estado en poblaciones con casos positivos; el asunto es que se puede contagiar y de paso contagiar a sus seres queridos, con graves consecuencias.

Es indispensable entonces la responsabilidad individual para después no tener el cargo de conciencia de que, por descuido, pongan en grave riesgo la salud de los demás, la de nuestros seres queridos con la posibilidad de muerte. Caras vemos, nexo EPIDEMIOLÓGICO no conocemos.

Por favor, población de la REGIÓN DEL CHICAMOCHA, "no demos papaya"; actos irresponsables como reuniones sociales o galleras a escondidas no es una "viveza", es una verdadera torpeza.

Los conductores que llevan y traen alimentos, combustibles etc., sí que deben ser estrictos en los cuidados anotados y la desinfección de los vehículos; en buena parte de ellos depende que el virus no llegue a causar daño en nuestra región y de nosotros con las tres medidas básicas depende que no lo propaguemos.

Solo la responsabilidad individual y colectiva nos evitará enfermedad y muerte por COVID 19.
!Más vale prevenir, que lamentar!